Entremet de manzana caramelizada y mousse de limón

Su rostro ovalado. El pelo acaronaba su cara y sus ojos delataban la falsa tranquilidad de sus gestos. Apoyada en el marco de la puerta, Virginia miraba al horizonte. La mirada perdida. La casa estaba en silencio y ella fluía con los sonidos de este. Esos que un oído no atento no denotaban. En la…

6 comentarios
Añadir un comentario

Tu email nunca será compartido Campo requerido *

  • Rocío

    Me chifla la tarta de hoy, quién pudiera estar más cerquita de ti y probar tus exquisiteces.
    Anímate, que ya verás como todo pasa. La vida es así, la única certeza que tenemos es que hay momentos buenos y otros menos buenos. 
    Te he visto esta semana muy afectada, así que espero que pronto vuelva todo a la normalidad. 
    Un beso enorme y un achuchón buen fuerte. Feliz semana!! Qué placer ver tus recetas 😘😘😘ResponderCancelar

    • SoniaLayola1

      Hola Rocío, sí, todo lo que está ocurriendo me está afectando mucho. A mí y a todos. Esperemos que tengas razón. Gracias por tu comentario y tus ánimos. Que bien que te guste la receta! A veces dudo entre sí poner o no tartas más complicadas. Un beso! Me llevo ese achuchónResponderCancelar

  • Esther

    Muchas gracias por esta exquisitez 😉ResponderCancelar

    • SoniaLayola1

      De nada bonita. Me alegro que te guste 🙂 Cualquier duda no dudes en preguntarme. Un beso!ResponderCancelar

  • Zoila

    Muchísimas gracias Sonia por la receta! Tiene una pinta espectacular. ResponderCancelar

Bocaditos de frambuesa y mascarpone sin gluten

Otoño. Las luces se atenúan. El frío asoma día sí día no y sin embargo no echo de menos los días largos de verano. Es curioso. No hacía más que desearlo pero ahora que se fue me reconforta volver a la rutina, al calor del horno y a las tardes en casa sin grandes objetivos. Otoño siempre…

2 comentarios
Añadir un comentario

Tu email nunca será compartido Campo requerido *

  • Isa

    Por Dios que bueno!!!!!!! si pudiera meter la mano por la pantalla del ordenador te dejaba hasta sin la decoración jajajajaja esto lo tengo que probar yo pero ya jajajaja ya te contaré, muchas gracias por la receta!!!ResponderCancelar

    • SoniaLayola1

      Anda! Me perdí tu comentario Isa! Perdona!Me alegro de que te haya gustado la receta. Por favor no dejes de decirme qué te ha parecido si la haces. Un beso!ResponderCancelar

Barritas de chocolate y coco con sólo 6 ingredientes

Aún es verano, aunque la lluvia aparece para recordarnos que muy pronto se irá. Detrás queda la carretera. La que nos ha llevado a mi querida costa, la que nos ha adentrado a ciudades por descubrir. La que me recuerda mi infancia, cuando viajar era una aventura. Una escapada. Un viaje en sí. La carretera también…

Sé el primero en comentar
Añadir un comentario

Tu email nunca será compartido Campo requerido *

Ester Roelas, de profesión pastelera

Tras la mesa del obrador de Hoffman, el pelo recogido. Esa aula que convirtieron los lunes en mi día preferido de la semana. Los techos altos y antiguos. Como un cuadro. Su cara me resulta familiar pero no atino a reconocerla. Tímida, trabajadora, perfeccionista, incansable. Y muy muy joven. Ester Roelas. Para mí, Ester. Detrás…

2 comentarios
Añadir un comentario

Tu email nunca será compartido Campo requerido *

  • Rocío

    Es alucinante. Cuántas horas de esfuerzo habrá detrás de estas maravillas que nos muestras.
    Admiro a la gente que tiene claro lo que quiere desde que son muy jóvenes. 
    Felicidades a las dos. Muy bonita tu entrada de esta semana. 
    Besos ResponderCancelar

    • SoniaLayola1

      Hola Rocío! Muchas gracias por tu comentario! Me alegra mucho que te haya gustado este post. Efectivamente, los resultados de Ester han sido la combinación del talento con mucho trabajo y esfuerzo. Nada le ha sido regalado. Yo también admiro las personas que tienen tan claro su vocación y van a por ello. Un beso!ResponderCancelar

Pastel de mousse de mascarpone y mermelada de frambuesas, cucharadas de placer

Deleitarse. Regalarse. Premiarse. Cierras los ojos a cada cucharada. Los cierras y los mantienes así, sin más. Respiras y vuelves a la realidad. En la mesa descansan los platos. Los restos de la comida. La conversación sigue. Risas. El sonido de las copas. Por un momento desconéctaste. O más bien conéctaste. Conéctaste con tu yo…

Sé el primero en comentar
Añadir un comentario

Tu email nunca será compartido Campo requerido *

¡Hola! Soy Sonia Layola, pastelera artesana y fotógrafa culinaria. Bienvenido al rincón desde el que comparto todo lo que sucede en mi día a día, entre harinas y luces.

categorías

SÍGUEME EN INSTAGRAM
@entreharinas

Menu