Raviolis caseros de salmón con salsa de azafrán

He tardado un poco en subir este post. No estaba segura visto que no tengo fotos. Pero la verdad, es que el resultado es tan bueno que al final me he decidido a compartir esta receta.
Ya os hablé hace unos días del cumple de mi hijo Èric. Y de la tarta del cumple. Pues bien, no nos limitamos a la tarta. Para este día tan especial me pidió que le hiciera raviolis.


Hacer pasta casera en casa es no sólo factible, merece la pena. Pero tengo que reconocer que hacer raviolis es bastante laborioso y por esto me lo reservo para ocasiones especiales. El motivo es que la masa tiene que ser muy fina y además se tiene que cortar pieza por pieza con un cortapastas y luego rellenar uno por uno cada uno de los raviolis. Eso sí, el resultado no tiene nada que ver con los raviolis comprados en un supermercado ni tan siquiera con los raviolis comprados en tiendas italianas que venden pasta fresca.



Si pensáis hacer raviolis con frecuencia quizá sí que merece la pena plantearse comprar una máquina manual, ya que no son excesivamente caras. Sino con el rodillo y un poco de paciencia también se logran muy buenos resultados.


Para elaborar los raviolis utilicé la misma receta que para los últimos tallarines que hice. La única diferencia es en la elaboración. Esta receta me dio  para 3 platos no muy grandes. Tenedlo en cuenta por si queréis multiplicar las cantidades.


Una vez tenemos la masa lista, la cortamos en cuatro partes y estiramos cada una de ellas con el rodillo. Hay que conseguir unas láminas muy finas con el rodillo. La pasta al hervirla crece el doble y los raviolis tienen doble capa por lo que al cocerlos si son muy gruesos no se cocerán bien.


Cuando tenemos la primera lámina, cortamos los lados de la masa hasta obtener un rectángulo. Y así con cada una de ellas. Es mejor dejar secar un poco las láminas antes de rellenarlos para que no se rompan al cortarlos.


Para cortar la pasta podemos utilizar un corta pasta de la forma que prefiramos, redondo, cuadrado, etc. También podemos marcar cuadrados en la lámina y luego doblar la lámina sobre si misma. O coger un marcador circular y doblarlo para que quede forma de media  luna.


Ingredientes para el relleno de salmón:

  • 1 huevo
  • La ralladura de un limón
  • 200 g de queso cremoso
  • 1/2 de salmón fresco
Cortamos el salmón, sin piel ni espinas, en dados (en la Sirena ya los venden cortados así). Lo pasamos por la batidora junto con la ralladura de limón, el queso y el huevo hasta obtener una pasta. Lo salpimentamos y lo reservamos.

Os saldrá bastante cantidad. 


Rellenaremos los raviolis con un cuchara pequeña o un manga pastelera. Hay que poner muy poca cantidad para que  no se salga por los lados. Para que no exploten mientras los cocemos y perdamos todo el relleno, tenemos que sacar bien todo el aire al cerrarlos. Mojaremos los extremos del ravioli con un poco de agua para que selle bien.

Ya podemos poner a hervir la pasta mientras preparamos la salsa.


Ingredientes para la salsa de azafrán:

  • 6 cucharadas de caldo
  • 1/2 cucharadita de azafrán
  • 4 cuchadas de nata líquida
  • 1 yema de huevo
  • Pimienta
  • Sal
Ponemos el caldo y el azafrán en un recipiente apto para microondas. Lo calentamos con el microondas durante un minuto a máxima potencia. Removemos, dejamos reposar un poco y añadimos la nata. Volvemos a introducir la mezcla en el microondas durante dos minutos. Después añadimos la yema removiendo muy rápido para que no cuaje. Sazonamos con sal y pimienta y lo volvemos a poner en el microondas. La salsa se sirve bien caliente.
Seguir leyendo
Sé el primero en comentar
Añadir un comentario

Tu email nunca será compartido Campo requerido *

¡Hola! Soy Sonia Layola,

pastelera y coach emocional.

categorías

SÍGUEME EN INSTAGRAM
@entreharinas

Menu